Cómo guardar información sin convertirte en un Diógenes Digital

¿Cuánta información de la que nos llega a lo largo del día a través de Internet nos parece interesante pero no tenemos tiempo en ese momento para verla y querríamos guardarla para leerla con atención más tarde? ¿Cuántos vídeos, posts o enlaces nos gustaría almacenar para echarle un vistazo "luego cuando tengamos un hueco"? Hoy en día existen muchas alternativas para ayudarnos a guardar toda esta información pero, si no tenemos cuidado, podemos terminar con una lista inabarcable de contenidos, ocupando espacio en nuestros dispositivos, almacenados sin posibilidad de buscarlos de forma fácil o incluso duplicados. Para evitar llegar a una situación de síndrome de Diógenes digital en este post hablaremos de las herramientas que podéis usar para guardar y compartir contenidos, siguiendo la línea de otros posts anteriores sobre gestión eficiente de contenidos de calidad en la web o content curation.

 

Disponer de un repositorio de información bien organizado y a mano puede ser útil para muchas cosas, por ejemplo, si estamos recopilando enlaces de interés para recomendar a nuestros pacientes o si estamos realizando una tarea de documentación para un trabajo de investigación. Lo habitual es emplear categorías o etiquetas que identifiquen la temática que estamos guardando, de manera que la recuperación de ese contenido sea más rápida cuando lo necesitemos.

Pongamos un caso tipo: estamos navegando por Internet y encontramos una página que, a priori, nos parece bastante interesante pero no tenemos tiempo –o conexión suficiente- para poder verla con tranquilidad. Tenemos varias opciones: guardarla directamente en nuestros favoritos para verla después y decidir si merece la pena conservarla o no, o bien “aplazar” su lectura con servicios como Instapaper, Pocket (antes Read it Later) o Readability.

Estos servicios nos permiten, una vez dados de alta y registrados, guardar y etiquetar contenidos para verlos cuando tengamos tiempo, bien a través de extensiones que instalamos en nuestro navegador, bien a través de dispositivos móviles (IOS, Android, Kindle). Una vez que ya hemos leído ese contenido, si queremos compartirlo con nuestras redes sociales o mandarlo por e-mail también tienen opciones que facilitan esta labor. Para conocer algún detalle más sobre las características de estos servicios aquí tenéis una comparativa (en inglés).

Si lo que queremos es guardar esa información de forma categorizada y etiquetada para tenerla siempre a mano (de forma privada o compartida con otros) podemos recurrir a servicios de gestión de marcadores sociales. En este terreno hay también muchas alternativas en la web, como Delicious, Diigo, o Mister Wong (este último en español y con posibilidad de crear grupos). Todas con la ventaja de ser accesibles desde cualquier dispositivo (funcionan con una cuenta en la que hay que registrarse) y que además, al basarse en el etiquetado de contenido, constituyen excelentes fuentes de información a explorar.

 

En esta misma línea pero con funcionalidades añadidas destacan Evernote (una especie de libreta digital multiplataforma donde podemos capturar notas escritas, visuales o de voz, y añadir los comentarios que queramos) o Storify, que nos permite agrupar en una única línea temporal la información procedente de distintos servicios o fuentes de información para construir una historia y compartirla en las redes.

Digamos que estos servicios o herramientas son más “generales” pero si os interesa la funcionalidad de los marcadores sociales para tareas científicas, docentes o investigadoras, os recomendamos que les deis un vistazo a CiteUlike o Connotea. Como veis, hay una gran cantidad de herramientas que nos pueden echar una mano para organizarnos mejor y optimizar nuestro tiempo y recursos.

Animarse a usar uno de estos servicios es la mejor forma de aprender su utilidad y ver cuál se ajusta mejor a nuestros gustos y necesidades. Aunque como creemos que el aprendizaje compartido puede servir de inspiración para la innovación nos gustaría elaborar un recopilatorio con ideas y prácticas relacionadas con marcadores sociales en el ámbito de la salud. Si os animáis a compartir vuestra experiencia, ésta es vuestra casa ;)