Cómo guardar y compartir la información que encontramos por internet

Cada vez generamos más información. En 2011, empezamos a generar 5 exabytes de datos cada dos días, y en 2013, se espera que esa cantidad se genere cada 10 minutos.

Esto supone que es imposible que asimilemos toda la información a la que queremos llegar, por tanto, es importante que guardemos aquélla que nos sea verdaderamente útil, y de esta forma, no caeremos en el síndrome de Diógenes digital.

La fase, guardar y compartir,  es importante porque nos ayudará a tener un repositorio de información que nos puede ser útil para consultarla a posteriori o para compartir con otros profesionales e incluso, para poder facilitar información a pacientes.

 

Siempre hemos guardado información que nos resultaba de interés.  Esa información la solíamos categorizar por temáticas, las fuentes de las que provenían, etc.

En la era digital, este tipo de categorización se vuelve más importante, pudiendo clasificar la información que queremos guardar usando categorías o etiquetas.

 

Algunos de los servicios más conocidos, como Delicious  o Digg, han sido los precursores de los denominados marcadores sociales.

Los marcadores sociales son sitios web donde se pueden guardar links de interés, etiquetados según nuestro interés, teniendo en cuenta cómo lo etiquetan otros usuarios y en los que podemos crear una comunidad con la que compartamos la información, además, de poder distribuirla por otras redes sociales donde tengamos presencia.

Otras opciones para guardar y compartir son:

  • Evernote, un cuaderno digital en la que podemos crear libretas categorizadas, que se pueden compartir con otras personas o no. En este servicio el etiquetado es fundamental para poder buscar la información guardada.
  • Storify  nos da la posibilidad de crear ‘contenedores’ sobre temas concretos con información obtenida de sitios webs o redes sociales y que,  a su vez, pueden ser compartidas en otros espacios sociales.

 

Aunque en esta fase hay dos partes diferenciadas, guardar y compartir, en el entorno de la web social, están íntimamente unidas. Es más, los servicios para guardar contenidos han ido evolucionando a servicios más sociales donde se hace más fácil que el usuario pueda compartir los contenidos que selecciona.

 

Los profesionales sanitarios, en este sentido, tienen un papel importante en la red porque pueden contribuir a  verificar la información sanitaria que comparten, de tal forma que tienen un doble papel: el de compartir conocimiento entre iguales y el de aportar información verificada y de calidad a la ciudadanía.

 

Para compartir información os proponemos herramientas como:

- Hootsuite , permite actualizar el perfil en  Twitter, Facebook o Linkedin.

- IFTTT , es un sistema para programar reglas  y de esta forma anidar servicios. Con esta aplicación, podremos guardar o compartir información directamente.

 

Os queremos proponer que, entre todos, elaboremos un listado de las herramientas que usamos para seleccionar, guardar, crear y compartir información, de tal forma que,  entre todos, aprendamos y nos hagamos de un repositorio de herramientas que nos faciliten realizar estas actividades.

 

¿Nos ayudas a crear el repositorio de herramientas? ¿Cuáles son las que utilizas y para qué?

Aquí te dejamos el documento colaborativo que hemos creado para comenzar.

 

 

Imagen