Kit básico de herramientas para guardar contenido

karramarro / Foter.com / CC BY-NC-SA

 

Hace unas semanas os lanzamos una propuesta desde Red Salud Andalucía. Queríamos conocer qué herramientas de la web social os resultan más útiles a la hora de guardar y compartir contenidos interesantes que vais encontrando en Internet. Pusimos en marcha un documento colaborativo que ha recogido casi una veintena de herramientas y que hemos analizado para compartir con vosotros sus principales características y ventajas. En este post vamos a ver las herramientas que nos ayudan a guardar contenidos.  El documento seguirá abierto, por lo que si os animáis a seguir haciendo aportaciones estaremos encantados de incluirlas. Y, por supuesto, muchas gracias a todas las personas que nos han ayudado a hacer esta lista que, esperamos, sirva de ayuda a otros compañeros sanitarios.

 

Herramientas para guardar contenidos:

 

Evernote es uno de los favoritos, una especie de libreta personal en la nube con acceso desde ordenador o aplicaciones móviles. Muy sencilla e intuitiva, permite guardar texto, imágenes, notas, enlaces a webs...y sincronizar el contenido en todos los dispositivos en los que lo tengas instalados. Permite realizar búsquedas internas a partir de etiquetas o de texto plano y otra opción muy interesante es la de poder compartir libretas con otras personas.  Para exprimir al máximo esta herramienta gratuita os recomendamos que os paséis por Thinkwasabi donde encontraréis un montón de consejos para convertiros en auténticos ninjas. 

 

Dropbox,  es un servicio de alojamiento de archivos multiplataforma en la nube, es decir, permite almacenar y sincronizar archivos en línea desde cualquier dispositivo, a través de una carpeta que puede ser visible únicamente para ti o compartida con otras personas. El acceso se realiza a través del programa (si lo tienes instalado en el ordenador), desde una app o incluso desde la versión web. La versión gratuita permite 2GB de almacenamiento, ampliable hasta 18Gb a través de un sistema de recomendaciones.  Para un uso seguro de esta herramienta os dejamos  un enlace a una guía elaborada por el Centro de Seguridad Tic de la Comunidad Valenciana.

 

Google Drive, es el sustituto del conocido Google Docs, la solución que Google ofrece como servicio de almacenamiento de archivos en línea. Cada usuario cuenta con 5 GB de espacio gratuito para almacenar documentos de texto, hojas de cálculo, presentaciones, formularios o dibujos. Al igual que las anteriores opciones, es posible compartir los contenidos subidos con otras personas asignando perfiles de visualización o edición de contenidos. En ese caso, se puede trabajar on line y de forma síncrona un documento colaborativo.  Otra de sus grandes ventajas es la posibilidad de trabajar documentos sin estar conectado a Internet y al conectarnos, Google Drive reflejará los cambios realizados. Tenéis unos fantásticos videotutoriales sobre esta herramienta elaborados por Fran Sánchez Laguna.

 

SkyDrive es la alternativa de Microsoft al almacenamiento de contenidos en la nube. Con 7 GB de almacenamiento gratuito (ampliables en función de una serie de condiciones), se puede acceder desde el ordenador, desde un navegador o desde aplicaciones móviles. Una de las opciones diferentes que ofrece es la posibilidad de suscribirse a los RSS del contenido de carpetas públicas.  Para más información, aquí tenéis un completo tutorial de Kioskea.

 

Zotero,  es un software libre para la gestión de citas bibliográficas y referencias en el ámbito de la investigación, aunque también permite guardar documentos, enlaces, etc y sincronizarlos. Digamos que te permite crear tu propia biblioteca de recursos y organizarla para hacer consultas, usarla para anotar citar, etiquetar contenidos a tu gusto, anotarlos o compartirlos con otras personas o grupos.  Una vez instalado, el programa detecta al navegar por Internet cuándo un libro o recurso está siendo consultado y permite guardar de forma sencilla la referencia (o incluso una copia si el documento está en línea) en un fichero local. Además de importar los datos, puede exportarlos, se conecta a bases de datos en línea… En el blog de nuevas tecnologías de la Sociedad madrileña de Medicina de Familia tenéis amplia información sobre sus ventajas. 

 

Mendeley es otra opción para la gestión de referencias bibliográficas, organizarlas y compartir la información. Permite extraer automáticamente los metadatos y las referencias de los artículos, añadir notas en un visor de documentos PDF, insertar citas y bibliografía en documentos Word y Open Office.. Como elementos destacados cuenta con estadísticas de uso y en su versión web podemos acceder a una especie de red social interna donde localicemos a otros investigadores que trabajen en áreas similares. Os dejamos  esta presentación realizada para SocialBiblio por Marisa Maquedano .

 

IF THIS THEN THAT (IFTTT) , bajo este nombre tan largo se encuentra una herramienta que puede hacerte la vida más fácil y ahorrarte tiempo al automatizar algunas actuaciones a través de un mecanismo denominado “recetas”. Es muy sencillo, por ejemplo, una receta puede consistir en que cada vez que se actualice a través de un RSS el contenido de un blog que te interesa mucho llegue automáticamente a tu Evernote, o que los tweets que marcas como favoritos se guarden automáticamente en Dropbox o en Google Drive… Hay tantas recetas como imaginación,  y un buen manojo de ellas puedes encontrarlas en este post de Bitelia.

 

Delicious  es un servicio enfocado en la gestión de los denominados marcadores sociales. Lo que antiguamente guardábamos en favoritos de nuestro navegador pero ahora en un sistema en la nube, accesible desde cualquier dispositivo y con una potente característica, la categorización a través de tags, para encontrar información de forma más sencilla. En este excelente tutorial de Walnuters tenéis más información.

 

Getpocket, era lo que antes se denominaba Read it Later, y es, como su nombre antiguo indicaba, una herramienta que te permite guardar para después toda la información que vas encontrando en Internet pero que no tienes tiempo para mirar en ese instante. Accesible desde navegador, por correo electrónico o a través de aplicaciones .  Es realmente muy sencilla e intuitiva, pero acá hay más información al respecto.

Y con esto cerramos esta primera tanda de herramientas útiles para guardar esas joyas que vamos encontrando por Internet. Si se utilizan bien sus potencialidades pueden ayudarnos mucho en el día a día y evitarnos acumular contenido que luego somos incapaces de encontrar. ¿Echas en falta alguna?