La guía de redes sociales de Webicina.com

Entre los recursos gratuitos que podemos encontrar en Internet para iniciarnos en el uso de las herramientas 2.0 o acceder a información sobre su aplicación en el campo de la salud, destaca Webicina.com. Esta web proporciona contenidos y servicios de forma gratuita sobre 80 temas médicos en 17 lenguas, entre ellas el español. El objetivo de Webicina.com es permitir a los pacientes empoderados y a los profesionales sanitarios el acceso al contenido más relevante de los medios sociales, sin coste añadido y en una plataforma multilenguaje que puede personalizarse.

Webicina.com fue cofundada por Bertalan Mesko autor de Scienceroll.com -otra de las páginas señeras en este campo- y nos ofrece colecciones de recursos sobre social media así como un agregador con información médica de calidad que podemos encontrar en el apartado solutions. Además, cuenta con un blog propio. Y toda la información está dirigida a dos perfiles de usuarios perfectamente definidos: los profesionales sanitarios y los pacientes empoderados.
Una de las publicaciones que más éxito ha tenido en Webicina.com se titula A Social Media Guide to Quality and Credibility in Medical Resources que está redactada a partir de las sugerencias realizadas por los usuarios de la página y que tiene como objetivo proporcionar una guía breve para que los profesionales sanitarios tengan una presencia en Internet adecuada, ofreciendo contenidos de calidad y con credibilidad. El documento se estructura en 4 apartados, en los que aborda dicha presencia en Twitter, comunidades, blogs y YouTube. De forma sucinta, recogemos aquí las principales recomendaciones de la guía. Son éstas:

Twitter:

  • -En relación a la creación del perfil:

Utiliza tu nombre real y completo.
Evita incluir términos inadecuados en tu nombre de usuario.
Proporciona información válida de tu currículo, experiencia y habilidades en la biografía.
La foto de tu perfil debe ser real y normal.
Si no tienes una web, blog, etc. enlaza tu perfil en LinkedIn.

- En relación a tu presencia en esta red:
Un usuario que solo retuitea no proporciona realmente contenidos: mejor comparte tus propias ideas antes que repetir las de otros.
Utiliza las etiquetas de forma apropiada.
Sé amable y receptivo. No esperes ayuda si no eres servicial.
No mezcles tu vida personal con tu vida profesional.
Comparte noticias, opiniones e ideas útiles e interesantes.
Con 1-2 tuits a la hora, es suficiente.Trata de no saturar a la gente con tus mensajes (excepto si tuiteas un evento).
Ayuda a Twitter denunciando las cuentas que son spam.

Comunidades:

Incluye una descripción clara de tu sitio, así como una dirección de contacto de los autores y moderadores.
Describe a quién va dirigida la página y advierte que su contenido no sustituye a la consulta con un profesional sanitario.
Enlaza las fuentes originales cuando cites un artículo o noticia.
En caso de foros, describe las reglas de participación.
Unos cuantos consejos para evaluar la calidad de recursos médicos
Debe ser fácil de localizar quién está detrás de la web, quién la financia y si es un proyecto sin ánimo de lucro.
Debe describir los objetivos que persigue.
Las fuentes originales de la información de la web deben estar disponibles.
Debe ser fácil comprobar de dónde procede la información.
Debe incluir la fecha de los artículos, así como de la información incluida en ellos.

Blogs médicos:

Añade un página de autoría para describir los objetivos del blog e incluir tu nombre real, filiación y dirección de contacto (como mínimo, el correo electrónico).
Añade un enlace RSS para los contenidos. Para este cometido te puede ser útil feedburner.com
Si abordas aspectos médicos, incluye una advertencia al respecto.
Etiqueta los artículos de forma apropiada para ayudar a los usuarios a localizarlos.
Incluye referencias en los mismos, así como enlaces a las fuentes originales.
Añade una licencia con los derechos de autor, por ejemplo, del tipo Creative Commons.
Carga las fotos a tu propio servidor y/o enlázalas a la fuente original.
Publica con tu propio nombre, no con tu nombre de usuario.

YouTube:

Utiliza tu nombre real como propietario del canal.
Añade un nombre apropiado al mismo (que no esté en mayúsculas ni incluya símbolos).
Etiqueta los vídeos de forma apropia y permite que puedan ser comentados.
Añade una descripción al canal con una dirección de contacto.
Separa tus cuentas personal y profesional.

Como vemos, los consejos que nos proponen son fáciles de seguir y van orientados a mejorar la experiencia de usuario y la transparencia de nuestro desempeño profesional y personal en las redes sociales. Y tú ¿los sigues?