Los ciudadanos españoles la e-Sanidad

 

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ontsi) ha publicado el informe titulado Los ciudadanos ante la e-Sanidad, elaborado a partir de 5.500 encuestas telefónicas realizadas a ciudadanos mayores de 16 años residentes en España.

Los que estáis interesados en el uso de las TIC en el ámbito sanitario sabéis que, hasta el momento, los datos recogidos por otras investigaciones han ido poco más allá del uso de Internet como fuente de información sobre temas relacionados con la salud. En esta ocasión, se ha pretendido profundizar en el tema y obtener una información más detallada analizando, por ejemplo, el uso de Internet como fuente informativa y de comunicación sobre temas de salud o identificar y analizar el uso de las TI por parte de los profesionales sanitarios.

Del perfil tecnológico de los encuestados destacamos la elevada penetración de la telefonía móvil en España (89,3%) y del acceso a Internet (66,4%). Actualmente una amplia mayoría (61,9%) de los españoles mayores de 16 años utiliza Internet. Los principales usuarios son los más jóvenes y con un mayor nivel de estudios. En cuanto los usos más habituales de la Red, destacan la búsqueda de información (83,7%) y el correo electrónico (66,3%).

Para los ciudadanos, la principal fuente de información sobre salud continúan siendo los profesionales sanitarios. Internet es aún una fuente minoritaria (29,9%) que, además, no goza de la confianza de los usuarios (3,9/10 frente a otras como, por ejemplo médicos 8,4/10 o farmacéuticos 7,4/10). Las principales barreras detectadas en este sentido son la fiabilidad de la información (55,4%) o la incertidumbre que crea en los usuarios la posibilidad de no hacer una adecuada interpretación de la información obtenida (28,7%). Cabe destacar que, aunque mayoritariamente (59%) las consultas en Internet se dirigen hacia webs privadas (programas de televisión, empresas de alimentación…) las que mayor confianza generan son las de instituciones públicas y las de publicaciones médicas.

Entre los usuarios de redes sociales un porcentaje aún pequeño (12,8%) las utiliza para temas relacionados con la salud. Un 36,6% de este tipo de usuarios confía en las redes sociales como fuente de información sanitaria, siendo la Wikipedia la fuente que consideran más fiable.

La información sobre salud más demandada en Internet es sobre enfermedades (40,0%) nutrición, alimentación y estilos de vida saludables (16,8%) y medicamentos (16,0%). Otra información demandada está relacionada con la prevención de enfermedades y promoción de la salud, las medicinas alternativas o centros, instituciones y servicios de salud.

La búsqueda sobre enfermedades y medicamentos se realiza sobre todo en el momento posterior a la consulta médica y, de forma abrumadora (75,9%) los ciudadanos consideran que no interfiere en la comunicación con su médico. También cabe destacar entre aquellos que buscan información antes de una consulta médica que, de forma mayoritaria (71%) comparte la información obtenida en la consulta.

Los nuevos canales de comunicación médico-paciente (redes sociales, correo electrónico, blogs…) son bien acogidos tanto por los profesionales sanitarios como por los pacientes (fundamentalmente, los más jóvenes). Así, el 72,8% de éstos desearía que el médico recomendase recursos en Internet en los que consultar información sanitaria (foros, webs…) mientras que un 71,9% considera interesante que su médico gestione un blog o página con consejos e información sobre salud.

En cuanto a las herramientas y aplicaciones utilizadas en e-sanidad, las más conocidas y valoradas son la historia clínica electrónica, la cita médica por Internet y la receta electrónica. La petición de cita para el médico de familia/pediatra es el trámite por Internet más utilizado (35,1%). En cuanto al perfil de usuario de los servicios sanitarios en la Red, son los internautas más jóvenes (25-49 años) los principales usuarios. Y es la sanidad pública la principal destinataria de la solicitud de este tipo de servicios.

En otro orden de cosas, en el informe se recoge la creciente tendencia entre la población del uso de videojuegos con programas y complementos que permiten hacer ejercicio físico y que se considera que son favorecedores de un estilo de vida saludable.

Como hemos visto en este estudio de investigación, pionero en España, hay una creciente demanda de información y servicios sanitarios en la Red, sobre todo por parte de los más jóvenes. La falta de confianza que inspira la información sanitaria en Internet constituye un interesante reto para la sanidad pública, que deberá adaptar sus estructuras a los nuevos hábitos de los ciudadanos. Al igual que ha ocurrido con la cita médica o la receta electrónica, cuando estos confían en los servicios ofertados, son utilizados de forma masiva, siendo el nivel de satisfacción de los usuarios elevado.