Recomendaciones para profesionales sanitarios en la gestión de sus perfiles personales en redes sociales

 

¿Tienes un perfil en una red social y un paciente se ha puesto en contacto contigo para pedirte ayuda o consejo?  ¿Sabrías cómo actuar llegado el caso? Cuando comentas algún caso clínico en las redes ¿proteges adecuadamente los datos? ¿Alguna vez te has planteado ofrecer información sanitaria desde tus perfiles personales?  Éstas y otras preguntas son cada vez más frecuentes cuando se habla del uso de redes sociales en entornos sanitarios y no siempre tenemos claras las respuestas. A pesar de que el principal consejo sigue siendo aplicar el sentido común, un grupo de profesionales de Córdoba se ha animado a poner por escrito algunas recomendaciones, muy básicas, que compartimos con vosotros, al igual que hicimos con los consejos para el uso de perfiles corporativos. Como siempre, ¿echáis en falta algo? ¿os parecen adecuados estos consejos? Podéis dejarnos vuestros comentarios aquí abajo o en el borrador de la Guía de Estilo.

·     La frontera entre lo profesional y lo personal es difusa en las redes sociales.

·     Tengamos en cuenta que a priori, todo lo que publicamos en las redes sociales puede ser leído por cualquier persona. Por ello es importante configurar bien las opciones de privacidad.

·     Los profesionales sanitarios ejercemos de referentes de salud para la población general y en este sentido conviene usar el sentido común manteniendo un enfoque y un estilo profesional, cuidando que los contenidos publicados estén sostenidos por la mejor evidencia disponible.

·    Teniendo en cuenta que la información sanitaria está sujeta a leyes que protegen la intimidad y la confidencialidad, debemos ser conscientes de que esto también se aplica a nuestra actividad en las redes sociales, que siendo un excelente canal para la transmisión de recomendaciones de salud, tienen sus implicaciones de cara a la interacción clínica profesional-paciente.

·     Las redes sociales constituyen un canal de gran valor para la transferencia de conocimiento por lo que la actitud de compartir contenidos entre profesionales representa un valor añadido especial.

·     Se recomienda usar una cuenta de correo electrónico personal en los perfiles personales de las diferentes redes sociales.

Como complementos os enlazamos también una guía elaborada por el grupo "Internet y Salud" de la Escuela Andaluza de Salud Pública y estas interesantes reflexiones que encontramos en Somos Medicina y Matasanos.