Redes sociales en la administración pública: más allá de los mitos

Photo credit: -mrsraggle- / Foter.com / CC BY-ND

 

 

Cuando se habla del uso de redes sociales en el trabajo rápidamente se enfrentan dos visiones acerca del balance beneficio/riesgo. Frente a los que defienden que permitir el acceso en horario laboral supone una amenaza por pérdida de productividad, de dinero, o incluso un riesgo para la seguridad interna, se encuentran los que argumentan que los empleados que acceden a redes sociales desde su puesto de trabajo pueden ser más productivos  y ayudar a reducir costes a su empresa, contribuiyendo a que la organización para la que trabajan sea más competitiva e innovadora.

Hay muchos análisis sobre estos pros y los contras pero hoy queremos compartir con vosotros dos de ellos que nos han llamado la atención. El primero es un reciente estudio elaborado por una consultora para Google, a través de 2.700 entrevistas online a profesionales de 7 países europeos (entre ellos España), que buscaba identificar si las herramientas sociales contribuyen a que las empresas crezcan más rápido y cómo ayudan a los empleados a mejorar sus propias carreras.

El estudio se realizó en compañías con al menos 50 empleados (o a partir de 25 si tenían varias sedes) y que, de alguna manera, realizan un trabajo que requiere de la colaboración de varias personas, pero aún así el resultado merece la pena:

  • Casi la mitad de los profesionales encuestados (46%) quiere hacer un mayor uso de estas herramientas sociales
  • Un tercio (32%) ya usa plataformas como Facebook, Twitter, Linkedin o Google+ en su día a día laboral
  • Un cuarto (23%) las usan en casa diariamente, mientras que un 57% las usan al menos una vez a la semana
  • Los profesionales más entusiastas con el uso de redes sociales son los españoles e italianos (74% respectivamente), seguidos por los británicos ( 65%), suecos (62%) y franceses (61%)
  • Entre las ventajas de su uso mencionan: encontrar gente o información de forma rápida (41%), mejorar la colaboración y el conocimiento compartido ( 37%), contribuir a fortalecer las relaciones profesionales y a crear comunidades (34%) y un nada despreciable 31% para los que citan la reducción del volumen de los emails
  • Respecto a cómo se observa el uso de redes sociales dentro de la empresa, un 70% de los profesionales encuestados cree que las redes sociales cambiarán las estrategias empresariales, un 69% opina que las organizaciones que las utilicen crecerán más rápido que las que no; e igualmente un 68% piensa que serán más atractivas a la hora de atraer talento y retener a los mejores
  • En cuanto a la cuestión de la productividad parecen tenerlo claro también, ya que consideran que podría aumentar en torno a un 20%.

 

Un par de botones más de muestra extraídos de este estudio. Por ejemplo, este gráfico indica el número de horas estimadas que podrían ahorrarse usando estas herramientas.

 

 

Y este otro realiza una comparativa entre las redes sociales y la evolución profesional o expectativas de los empleados al respecto.

 

 

 

El segundo estudio que os traemos hoy es más amplio: The Kelly Global Workforce Index 2012, (170.000 personas de 30 países) que analizó los cambios y oportunidades que la extensión de redes sociales implica para los trabajadores y sus empresas, identificando que existe una tensión clara al no separarse nítidamente lo personal y lo profesional.

Os dejamos la presentación que puede resultaros interesante, ya que contiene datos divididos por tipo de generación (la Y, la X y la de los Baby Bommers)

 

 

En España las administraciones públicas hacen todavía un tímido uso de redes sociales, y aún son pocas las que mantienen una presencia activa para algo más allá de la difusión de sus propias noticias o novedades. En Red Salud Andalucía tenemos claro el inmenso potencial que su uso puede porporcionar no sólo a la hora de mejorar la comunicación entre las administraciones públicas y la ciudadanía --desde el punto de vista de la calidad de los servicios, de la innovación, o del aprovechamientro de la inteligencia colectiva, por citar algunas áreas-- sino también de su cada vez más palpable rol para la mejora de la transparencia y democratización de las administraciones públicas.

Una iniciativa que hemos descubierto hace poco en esta línea es la Guía práctica para el uso de las Redes Sociales en los Ayuntamientos, de la Red Transdigital y Red de Municipios Digitales de Castilla León, donde ofrecen una orientación práctica y recomendaciones para animar a corporaciones locales y funcionarios al uso de estas herramientas.

Y un poco más al norte, os acercamos también la guía que el Gobierno de UK pone a disposición de sus empleados públicos con una doble perspectiva: por un lado los consejos que realizan para un uso adecuado de las redes sociales y, por otro, un repaso a las principales barreras que están dificultando su uso desde el punto de vista de los departamentos tecnológicos y cómo superarlas, ahí es nada ;)

¿Creéis que sería de utilidad hacer esta identificación de barreras en nuestro entorno? Si es así, ¿queréis ayudarnos a hacerlo de forma colaborativa como hicimos con el borrador de la Guía de estilo (que por cierto ya estamos maquetando y en unos días verá la luz)? Como siempre todas las aportaciones y sugerencias serán bienvenidas. ¿Quién se anima?