Situación actual de la eAdministración en España

La semana pasada la Fundación Orange publicó en su web un extenso informe sobre el desarrollo de la Sociedad de la Información en nuestro país titulado eEspaña 2012 (acceso al documento completo en formato PDF). De su contenido, destacaremos el referido a la situación actual de la eAdministración, que abordamos en el post de hoy y el referido a los ciudadanos, que trataremos en otra entrada. 

La eAdministración ha alcanzado un nivel de desarrollo importante en España habiéndose situado en 2011 en la vigésimo tercera posición en el ranking elaborado por Naciones Unidas. No obstante, esta posición supone una pérdida de 14 puestos con respecto al año anterior, debido a los bajos niveles de eParticipación y a que existe una escasa integración entre los trámites. Según el informe, la participación ciudadana se resiente por una experiencia de usuario mejorable en la que la que la complejidad de algunos trámites, la necesidad de firma electrónica y la preocupación por la seguridad son las barreras más importantes. A esto hay que unirle que las entidades públicas a menudo funcionan como compartimentos estancos, con escasa coordinación e interoperabilidad entre ellas. Estas barreras pueden ser la causa de que, en comparación con el resto de Europa, España se encuentre por encima de la media de la UE en acceso a la información y descarga de formularios, pero por debajo en la devolución de los mismos.

El principal uso que hacen los ciudadanos y la eAdministración está asociado al pago de impuestos –trámite que se ha convertido en obligatorio para las empresas- aunque el más desarrollado es la Cita Médica, cuya disponibilidad a nivel de comunidades autónomas, es del 100%. El informe también recoge la disponibilidad media online de 26 servicios públicos dirigidos tanto a empresas como a ciudadanos entre los que destacan los relacionados con la gestión recaudatoria y el fomento del empleo, que es de un 80% como media. En Andalucía, esta cifra se incrementa hasta el 97% aunque el uso por parte de ciudadanos y empresas se sitúa en la media española.

La crisis económica también ha hecho mella en la modernización de los servicios públicos de eAdministración, detectándose una disminución de la inversión durante 2011, que se ha situado a niveles de 2007. No obstante, el proceso no se ha detenido y si bien la adopción de modelos Datos abiertos (Open Data) y Gobierno abierto (Open Gov) avanza lentamente -a pesar del impulso del Gobierno del País Vasco y algunos organismos de la Administración Central- hay en marcha proyectos de gran envergadura relacionados con la reutilización de la información del sector público, el incremento de la interoperabilidad entre sistemas nacionales y regionales y entre sistemas transfronterizos o la migración al protocolo IPv6. Un ejemplo de los avances experimentados a pesar de las actuales dificultades económicas, lo representa la Red SARA, que ha conseguido la interconexión de 3.700 municipios españoles (el 45% del total y el 90% de la población).

Como se desprende del informe, aunque la eAdministración ha alcanzado un nivel de desarrollo significativo en España, esto no se corresponde con el uso que hacen los ciudadanos, muchos de los cuales encuentran en la complejidad técnica y la fragmentación de las distintas entidades el principal obstáculo para interactuar en la Red con las distintas administraciones. Esperamos que estas carencias, sobre las que ya se está trabajando, se solucionen en un futuro inmediato y que Internet, con sus indiscutibles ventajas de disponibilidad y eficiencia, se convierta en el punto de encuentro de los ciudadanos y las empresas con una Administración moderna, ágil y orientada al servicio público.