Marcadores Sociales

Marcadores Sociales

Los marcadores sociales son aplicaciones que permiten gestionar, almacenar y catalogar enlaces y contenido de interés, de forma que dispongamos de un repositorio que podamos compartir a través de Internet. La mayoría utiliza webs en las que tenemos que darnos de alta pero una vez hecho este paso nos permiten acceder a nuestra lista con independencia del dispositivo que estemos utilizando. Para hacer más fácil la búsqueda de estos contenidos conviene etiquetarlos con palabras clave que los definan bien cuando los guardamos.

Hay muchas aplicaciones de social bookmarking, entre ellas figuran Delicious, Digg, Technorati, o Mr Wong. En esta guía nos centramos en Delicious, al ser uno de los servicios más utilizados.

¿Para qué nos puede servir?

  • Para crear un histórico de todo el contenido compartido en nuestros perfiles.
  • Para hacer un seguimiento de todo el contenido generado en Internet.
  • Para organizar un espacio de almacenamiento de contenidos de interés y ordenarlos según su temática y procedencia.

Las cuentas de Delicious se crean desde correos electrónicos corporativos y también se pueden gestionar desde otras herramientas.

La información básica que hay que rellenar a la hora de guardar un enlace se resume en cuatro campos:

URL: la URL del recurso.

Título: el título del recurso. Normalmente el sistema toma automáticamente el título del recurso que se quiere guardar, así que es posible que se tenga que cambiar para que se ajuste al contenido.

Notas: es la parte donde describimos el enlace. Es útil para ampliar la información que dan el título o las etiquetas y para que después resulte más fácil encontrarlo mediante una búsqueda.

Etiquetas: se utilizan para describir y clasificar los recursos, y sirven para agrupar de manera ordenada.

Hay que definir con precisión las palabras que etiquetan los marcadores sociales. Cada etiqueta sólo puede estar formada por una única palabra que debe describir, de forma concisa y clara, el contenido compartido. Cabe recordar también que no hay ningún límite de etiquetas por marcador, por lo que se pueden utilizar tantas como se necesiten para ordenar adecuadamente los marcadores. Para conseguir que el material compartido sea lo más homogéneo posible, se recomienda etiquetar siempre sin acentos y sin signos de puntuación.